Penitentes

El hábito de penitente se compone de una sotana en tela negra con botonadura centrada, forrada en raso granate y un cordón rojo-granate. El capuchón, al igual que los nazarenos, tela de raso negro, sobre el que está bordada la Cruz de Santiago en color rojo ribeteado en hilo de oro.